El exitoso capítulo homenaje en la serie musical Glee parece haber animado a Britney Spears ha hacerse nuevos tatuajes. La princesa del pop lució coloridas flores en su cuello durante un paseo con su novio Jason Trawick, que llegaron a una juguetería en Hollywood para comprarle regalos a Sean Preston y Jayden James, hijos de la cantante.

Aunque los tatuajes se ven muy reales, no se saben si lo son, pues Spears no ha sido vista últimamente en ninguna tienda de tatuajes permanentes.

Según trascendió, Britney está preparando su nuevo disco, que contará con la participación del productor William Orbit, quien ha trabajado anteriormente con Madonna para su álbum “Ray of Light”.

Informe21