Nicole Kidman por primera vez confesó haber usado bótox en su rostro, y además aseguró que se arrepiente de haberlo hecho, así lo informó el sitio de eonlinelatino.com.

“Probé el bótox pero no me gustó después el aspecto de mi rostro”, declaró la australiana de 43 años a la revista alemana TV-Movie durante la promoción de su película Rabbit Hole en el país germano.

La ganadora del Oscar también fue cuestionada sobre su imagen de mujer fría y distante, a lo que respondió que es una mujer muy sentimental pero que desde niña aprendió a no manifestar todas sus emociones.

“Soy muy emocional y lloro por las cosas que me afectan. Mi imagen de persona distante viene porque mi madre me inculcó de niña que nadie debe de mostrar lo que realmente piensa o siente”, dijo. “Tampoco me importa hablar de mis problemas con terceras personas, de las que recibo asesoramiento personal, y cuando ya nada ayuda, rezo”.

Y sobre su nueva cinta, en la que interpreta a una mujer que pierde a su hijo, la exmujer de Tom Cruise aseguró que la afectó muchísimo. “Fue un infierno. Tuve pesadillas y desperté más de una noche sobresaltada y sudorosa. Lloré casi a diario durante el rodaje”.