La cantante de 29 años, quien tiene dos hijos con su segundo marido, Kevin Federline, se prometió secretamente con su novio Jason Trawick, cuando éste se lo pidió escribiéndole a la estrella de pop un romántico poema.

Después de llenar la planta baja de la mansión que ocupa la pareja en Los Ángeles con rosas y velas, Trawick le dio a Spears un anillo de diamantes con forma de flor, según informa el periódico The Sun. Una fuente cercana aseguró: “Ella está en una nube”.

Según parece, la artista hasta querría tener otro hijo, el primero con Trawick, pero sólo lo tendrá tras haberse casado.

La fuente añadió: “Britney está desesperada por asentarse y tener más hijos. Pero es muy tradicional y no quiere comenzar una familia con Jason sin haberse casado primero”.

Spears, cuyo primer matrimonio con un amigo de la infancia duró 55 horas, planea ahora una ceremonia discreta en Hawaii, una vez haya terminado su gira.

Univision