Madonna perdió en su intentó de detener una denuncia en su contra presentada por una vecina que se quejó de la estrella del pop por hacer demasiado ruido en su apartamento de Nueva York.

Karen George explicó que la cantante realiza en su apartamento ejercicios que someten a sus vecinos a tres horas diarias de “música estridente y paredes temblando”.

Según Madonna, se tomaron medidas para reducir el sonido en 2009, pero su vecina insiste en que éstas no funcionaron.

Ahora un juez desestimó la petición de la cantante para que se desechara el pleito por lo que la reina del pop tendrá que ir a juicio