Dadas sus carencias vocales, demostradas en varios momentos de la noche, lo de Katy Perry es mejor analizarlo desde el punto de vista del espectáculo, un show colorido en la forma, pero ramplón en la originalidad del contenido, sin apenas rastro del humor gamberro que la caracteriza.