El médico de Michael Jackson estuvo al teléfono con otro paciente minutos antes de descubrir que el cantante había dejado de respirar, dijeron el viernes fiscales al jurado, en un intento por demostrar que el “rey del pop” fue atendido de forma negligente.

Los miembros del jurado en el juicio por homicidio involuntario contra el doctor Conrad Murray escucharon un mensaje de voz dirigido a uno de sus pacientes cardíacos a las 11:49 am (1449 GMT) del 25 de junio de 2009, siete minutos antes del momento que el médico asegura haber encontrado a Jackson en su dormitorio sin señales de vida.

El mensaje fue divulgado en el cuarto día del juicio por homicidio involuntario contra Murray, en el cual los fiscales buscan demostrar que el profesional no atendió correctamente a Jackson después de darle una dosis del anestésico quirúrgico propofol como una ayuda para conciliar el sueño.

La fiscalía afirma que en lugar de estar en el dormitorio de Jackson, Murray se encontraba hablando con su teléfono celular con otro paciente, antes de descubrir alrededor de las 11:56 am que el cantante de “Thriller” había dejado de respirar.

Murray admite que le administró a Jackson propofol, pero niega un homicidio involuntario. Sus abogados han argumentado que el artista causó su propia muerte por aministrarse a sí mismo una dosis extra del fármaco, mezclado con sedantes recetados, sin el conocimiento del médico.