El ídolo adolescente Justin Bieber ofreció hoy su primer concierto en Brasil en un estadio carioca abarrotado por cerca de 40 mil seguidores.

El cantante canadiense saltó al escenario del estadio João Havelange con extrema puntualidad, unos minutos antes de la hora prevista, con su éxito “Love me” en los labios para calentar al público de Río de Janeiro.

Justin Bieber lucía unas gafas de sol y estaba vestido con una camiseta violeta, calzado deportivo a juego, pantalones y levita blanca con detalles en violeta.

El joven de 17 años concluyó su presentación con “Baby”, su tema más famoso, que puso a bailar a los miles de niños y adolescentes que llenaban el estadio.

El fenómeno adolescente desató la locura entre sus seguidores brasileños, varios de los cuales se atrincheraron a las puertas del hotel desde su llegada a Río de Janeiro y guardaron fila por varios días para garantizar los mejores lugares.

Bieber ofrecerá mañana una segunda presentación en Río de Janeiro, antes de visitar otras ciudades brasileñas como Sao Paulo y Porto Alegre, dentro de su gira mundial My World Tour