Aunque parezca que los famosos pueden conseguir lo que sea y cuando sea, John Travolta (de 57 años) entendió que esto no es verdad cuando se trata de reservar una mesa en un mundialmente conocido restaurante de comida rápida, muy famoso por su pollo.

El protagonista de ‘Pulp Fiction’ (Tiempos Violentos) estaba en Inglaterra para asistir a una reunión anual de la iglesia de la Cienciología, disciplina que practica hace muchos años, cuando uno de sus asistentes llamó al local que la cadena KFC tiene en East Grinstead, Sussex, para hacer una reservación, pero el personal no le creyó y se la negaron, diciendo que tendría que hacer fila como cualquier otro cliente.

Cuando la cadena se enteró de que sí era el mismísimo Travolta quien quería sentarse a disfrutar de su ‘receta secreta’, un portavoz se disculpó con él y lo invitó a volver cuando quisiera:

“El personal de la tienda pensó que era pura ficción cuando alguien llamó a reservar una mesa para John Travolta, ¡pero resultó ser cierto! Sentimos mucho la equivocación y estaríamos encantados de invitarle a una comida la próxima vez que esté por aquí”, dijo.

El joven empleado, quien se negó dar su nombre, comentó que solo le pidieron una mesa para “el señor Travolta”, y por supuesto pensó que era una broma:

“Para mí, los clientes son los clientes, sin importar quienes sean. No es diferente si alguien es famoso. La mujer que me llamó no me dio su nombre, solo dijo que sería para un Sr. Travolta. Eso me confundió un poco. Pensé que podían ser tonterías, pero parecía muy seria”, dijo el trabajador.