Prince Royce,espectaculoen linea.com

Rebeca tiene 5 años, y el pasado sábado 23 de junio dejó la voz en el centro de convenciones del Hotel Eurobuilding. ¿Motivo? el bachatero neoyorquino Prince Royce se presentó por primera vez en Caracas, y después de muchas semanas de llanto y pataleo logró que la llevaran al concierto.

Ahí se mantuvo parada, durante la hora y media de show, sobre las sillas dispuestas en el área platinum. Se agarró el cabello, la cara, se rasgó el vestidito, cantó -¿o gritó?- cada estrofa que interpretó Royce desde que se posicionó en tarima cerca de las 9:00 p.m. Y le preguntó a su mamá con su tierna e infantil voz: “¿Viste que es encantador?”.

Y sí lo fue, Royce no dejó de hablar, bajar de la tarima, agradecer, lanzar besos y rosas a los 1.000 presentes, que en su mayoría eran mujeres. Empezó con Ven conmigo, canción, que muchas cantaron ya con lágrimas en los ojos. Siguió con su versión en bachata del clásico Stand by me, momento en que la euforia ya estaba en su máximo nivel y no habían pasado ni diez minutos de concierto.

“¿A quién le gusta la bachata aquí?”, fue la primera pregunta que lanzó. De forma ensordecedora todas respondieron positivamente. Especialmente Luzalba, quien tiene 40 años y disfrutó de su concierto todo el tiempo de pie, con tacones blancos, vestido largo gris, collar y zarcillos de perla, pulseras relucientes de plata y muy bien peinada. Con esa elegancia no dejó de menear sus caderas de un lado a otro mientras coreó piezas como Corazón sin cara y Las cosas pequeñas.

Sí, Royce conquistó a pequeñas, adolescentes y adultas. También le robó sonrisas y unos cuantos aplausos a los pocos hombres presentes, entre ellos el jugador de la selección Vinotinto, el centrocampista Juan Fernando Arango Sáenz.

También dio las gracias vía Twitter durante su show. Especialmente a Stephanie Tineo, quien estaba cerquísima del escenario y le gritaba una y otra vez que nunca le respondía por la red social de los 140 caracteres. Pero esa noche le cumplió su exigencia.

Royce pidió que le trajeran su Blackberry, “para solucionar ese problema de una vez”, e inmediatamente le dejó un tweet a su fanática. Ahí, sentado en la tarima, de frente a Stephanie le escribió: “Gracias por venir!!!! :)” (s.i.c).

Pero ese agradecimiento no bastó. Al momento de interpretar Tú y yo, subió a una seguidora al escenario para cantarle la primera estrofa, mientras la muchacha no paraba de tomar fotos con su celular.

En el público estaba Rosana, que tiene 15 años y quien agarró a su mamá por el brazo y le dijo a gritos: “¿Por qué no fui yo? ¡Yo lo quiero abrazar. Es hermoso y súper caballero!”.

Y más eufórica se puso Rosana cuando Royce le cantó de cerquita a otra fanática que subió al escenario. Con unos mariachis en escena acompañados de los seis músicos que dieron los acordes de todo el show. Interpretó Incondicional arrodillado ante Oriana, quien trataba de aguantar lágrimas.