El cineasta neozelandés Peter Jackson regresa al universo fantástico de la Tierra Media con la primera entrega de la trilogía El Hobbit, una película que describe como más “ligera” que la saga de El señor de los anillos, con la que recogió 17 premios Oscar hace ya casi una década.“No espero los mismos óscares porque esta es una película más ligera.

Aparte, claro, de las categorías técnicas. En esas, seguramente estaremos en la carrera”, explicó el director, productor y guionista de El Hobbit en una entrevista esta semana en Londres.

Jackson explicó que el lanzamiento de la película materializa un proyecto que tenía en mente desde mediados de la década de 1990, cuando un litigio por los derechos cinematográficos del libro del británico J.R.R. Tolkien entre las productoras Warner Bros y Metro Goldwin Mayer bloqueó sus planes.

“Siempre pensé que El Hobbit se rodaría algún día, pero por aquel entonces no podíamos controlar el acuerdo al que debían llegar los estudios. El señor de los anillos, en cambio, era propiedad de una sola compañía, así que nos pareció una película más fácil de llevar adelante”, describió el cineasta.

Tolkien publicó en 1937 una historia pensada para niños en la que narraba las aventuras de Bilbo, un hobbit de modales británicos embarcado en una aventura fantástica y que resultó ser el germen de un universo que desarrollaría con amplitud dos décadas después en El señor de los anillos.

Escritor y poeta

Jackson ha seguido el camino opuesto al de Tolkien en sus adaptaciones cinematográficas, un recorrido que ha influido en su modo de interpretar las obras del escritor, poeta y filólogo británico.

“Quería narrar la historia con el mismo estilo de El señor de los anillos porque yo soy el mismo cineasta, pero este libro tiene más comedia, más humor. Tolkien lo escribió en poco tiempo y lo pensó para el público infantil, así que no hay un gran desarrollo de los personajes ni conflictos mayores entre caracteres”, apuntó el director. También Martin Freeman, Bilbo en la película, cree que Jackson “está haciendo progresar al cine” con El Hobbit.