Si de reinas en ventas de discos se trata, ni Madonna, ni Lady Gaga y mucho menos Rihanna, se llevan la corona este 2012. Por segundo año consecutivo, la británica Adele se convirtió en la cantante que más discos vendió este año.

De acuerdo con la revista Forbes, Adele sigue siendo la mejor en el plano musical, al menos así lo demostró al vender cerca de 9 millones de copias de su álbum “21” durante este año.

A falta de unos pocos días para cerrar el presente ejercicio, la web United World Charts, que aglutina datos de las listas de ventas oficiales de los mercados más importantes, le otorga esa corona a la británica, que se destaca con mucha ventaja frente a sus más inmediatos perseguidores, Taylor Swift y el grupo One Direction.

Swift, cuyo disco “Red” fue editado a finales de octubre, lleva siete semanas en el número 1 en la lista de álbumes más vendidos de EE.UU. y ha conseguido distribuir casi cuatro millones de copias gracias a éxitos pegadizos como “We are never ever getting back together”.