“Hace unos dos años estuve embarazada por primera vez. Y escuché los latidos del corazón (del bebé), que fue la música más hermosa que he oído en mi vida”, precisó según publica People.

Agregó que durante ese embarazo “imaginó cómo sería su hijo” y que se sentía “muy maternal”.

Pero hubo complicaciones en las primeras etapas del embarazo de la cantante. “Viajé a Nueva York para recibir mis evaluaciones periódicas y, de repente, ya no había latidos del corazón. Literalmente, la semana antes de ir al médico todo estaba bien, pero no había latidos del corazón“, agrega.

Tras pasar por esta experiencia, la cantante recurrió a la música y contó que “entré en el estudio y escribí la canción más triste que he escrito en mi vida. Y en realidad fue la primera canción que escribí para mi álbum. Y fue la mejor forma de terapia para mí, porque fue la cosa más triste que he vivido”.