El integrante más popular de One Direction se ha encargado personalmente de celebrar por todo lo alto su 19 cumpleaños, que tuvo lugar el pasado 1 de febrero, haciéndose a sí mismo uno de los mejores regalos en la fecha: un Porsche Caymen S de color rojo valorado en 160.000 dólares (150.000 euros) que, para mayor lujo, está siendo actualmente personalizado para adaptarse a los gustos de Harry. Además, el ídolo juvenil es todo un fanático de la marca desde que le regalara uno de sus modelos a su padre.

”Harry es un apasionado de los coches y le encanta la marca Porsche después de haber conducido algunos de sus modelos. Compró un Carrera de 160.000 dólares a un vendedor cercano a la casa de su padre en Sale (Manchester) negro con cristales tintados que Harry adquirió como un regalo para su padre. Y luego pidió un Cayman S para él. Lo están personalizando con todos los extras, que incluye un sistema de sonido de seis altavoces Bose, asientos con calefacción y un teléfono adaptado”.

Este nuevo automóvil de Harry se unirá a su sofisticada colección, en la que ya figuran un Audi R8 y un Range Rover Sport, con el que derrochó una fortuna nada más aprobó su carnet de conducir en diciembre de 2011.

Por otra parte, el entusiasmo que tiene Harry con el motor es compartido con su padre, quien reconocía que aunque no quiere depender económicamente de su famoso hijo, no le importaría encontrarse un regalo con cuatro ruedas aparcado a las puertas de su casa.

”No le pediría dinero a Harry, pero estoy seguro de que un día llegaré a casa y habrá un Mercedes aparcado en la calle, o algo así, que sería algo estupendo. Pero no necesito depender de él financieramente y no sería algo de lo que me sentiría especialmente orgulloso de ningún modo”, explicaba el padre del cantante, Des Styles.

Fuente / Terra