La cantante estadounidense insiste en que su exasistente personal Jennifer O’Neill, quien reclama por vía legal el pago de 380.000 dólares en concepto de horas de trabajo adicionales, no “se merece” ese dinero que motiva la demanda y, por ello, prefiere donarlo a otra de sus empleadas que actualmente batalla contra el cáncer de mama.

“Ahora sus padres se harán cargo de todos sus gastos y la mantendrán hasta que le llegue mi cheque, el cual, por cierto, no le pienso dar porque no se merece ni un dólar más. Todo el dinero que me pide se lo voy a dar a mis empleados que trabajan muy duro por y para mí”, aseguró la cantante a sus allegados según publica el diario The Sun.

De esta forma, Gaga especifica que con ese dinero ayudará a su asistente Sonja a reducir los costes del tratamiento al que se ve sometida para combatir la enfermedad. “Se lo daré a Sonja para su mastectomía en lugar de a Jennifer, que lo único que haría con él sería comprarse un nuevo modelito” añadió.

Por su parte, Jennifer afirma que durante la gira mundial ‘Monster Ball’ de 2010 la extravagante intérprete le dejó exhausta a través de una excesiva carga de trabajo. De acuerdo con las pruebas que la exempleada aportó al tribunal, Jennifer asegura que no disfrutó de un mínimo de privacidad y que fue obligada a compartir cama con la artista.

Lady Gaga tachó a Jennifer de ser una “maldita rata callejera” en una conversación privada que tuvo lugar el pasado verano pero que fue grabada en vídeo y posteriormente filtrada a los medios. “Se cree la reina del universo y, ¿sabes qué?, no quería ser esclava de nadie. Pero resulta que en mi trabajo, yo soy la reina del universo cada día”, apuntaba la cantante en la grabación.

Fuente / Terra