La monarca de 96 años se encuentra física y mentalmente en forma, y no tiene planes de abdicar.