Por eso, ahora que se acerca la Navidad, tanto Justin Bieber como Selena Gómez han querido sacar un sonrisa a sus fans más desfavorecidos.