Aunque la joven cantante ya podría tener compuestas cinco canciones inspiradas en su expareja, el ídolo británico no le da ninguna importancia al hecho de que hablen de él y, lejos de mostrarse afectado, se lo toma con humor gracias las bromas de sus compañeros de One Direction.