María de Los Ángeles Gallego, mejor conocida como La Maracucha de La Bomba, es famosa por hacer comidilla con la vida de los artistas, pero esta vez fue ella quien sirvió de postre para la lengua – y los ojos- de los chismosos.