La decisión de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de excluir las producciones puertorriqueñas de la categoría a la mejor película en lengua extranjera enciende el debate político en la isla caribeña.