Aunque la llegada del cantante portorriqueño a Australia generó una gran repercusión entre sus fans y los seguidores de la versión local de "The Voice", programa en el que debutará como coach, Ricky no ha podido evitar decepcionar a algunos de ellos al rechazar una oferta para participar en el tradicional "Mardi Gras" de Sidney.