Aunque la diva del Bronx rechazó continuar su exitosa senda televisiva en el concurso "American Idol", en el que participaba como miembro del jurado, la artista podría no haberse desvinculado totalmente del programa musical y, de hecho, sería en parte responsable de la tensa relación que mantienen Nicki Minaj y Mariah Carey.