La mejor época para incentivar el amor y decirles a nuestros seres queridos cuánto se les quiere y se les aprecia, es el tiempo de cambiar los semblantes tristes en expresivas miradas de bondad y ternura.