El mundo entero se encuentra en estado de shock tras el terremoto y el posterior tsunami que han barrido la costa noroeste de Japón, cobrándose miles de vidas y despertando la alarma nuclear.