Tras el lanzamiento de su línea de ropa en la Semana de la Moda de Londres, la cantante Rihanna fue víctima de un atentado cuando un fan le lanzó una botella por haber vuelto con Chris Brown.