El ídolo juvenil Justin Bieber grabó un video casero donde le juega bromas pesadas a empleados de varios restaurantes de comida rápida.