Una empresa de juguetes demandó a Lady Gaga por más de 10 millones de dólares afirmando que la estrella pop saboteó un acuerdo para crear una muñeca hecha a su semejanza que interpretaría partes de sus canciones.