La cadena de televisión estadounidense CBS advirtió a las estrellas que no mostraran demasiada piel sobre el escenario el domingo durante la entrega de los Grammy, pero las artistas empujaron las reglas al límite en la alfombra roja con reveladores vestidos.