A pesar de su sonada retirada del musical "Evita" en Broadway -que bajará el telón este mes de enero-el cantante se resiste a abandonar la ciudad que nunca duerme. Por ello, se ha gastado seis millones de dólares (4.6 millones de euros) en un lujoso apartamento en Manhattan, concretamente en la zona del Upper East Side.