El actor aprovechó para lanzar una muestra de cariño a su pareja cuando entraba al hotel Hilton de Beverly Hills para los Globos de Oro