El filme de Tom Hooper sobre Jorge VI de Inglaterra, quien se convirtió en rey después de que abdicara su hermano mayor, Eduardo VIII, por amor a la plebeya Wallis Simpson, tiene por fan número uno a su hija, la actual reina de Inglaterra Isabel II, quien dijo estar “conmovida” por la cinta.