Mientras mostraba los afiches, discos y fotografías que tenía, Paige se detuvo para abrir la puerta de su dormitorio. De pronto, uno de sus sueños se hizo realidad: Justin Bieber entraba con un ramo de flores.