La ex Hannah Montana parece haber enfurecido y mostrado todo su caracter cuando a la salida del restaurante California Chicken Café, un fotógrafo intentaba retratar a la estrella y a su madre Tish y se tropezó con esta última.