La actriz Emma Watson mostró más de lo debido, cuando una ráfaga de viento le levantó el vestido cuando se encontraba de compras después de volar a Londres.