En 1976, la compañia japonesa Sanrio obtuvo derechos de autor y actualmente es una marca conocida internacionalmente, generando unos 250 millones de euros anuales por la venta de licencias.