Un médico que acompañó a Michael Jackson durante la gira mundial “Dangerous”, en 1993, afirmó hoy que el “rey del pop” era un “adicto” a los fármacos y que por aquel entonces le inyectó una dosis del potente analgésico.