Un momento incómodo pasaron los chicos de One Direction, cuando una fan arrojó un zapato al escenario que, desafortunadamente, golpeó directamente en los genitales de Harry Styles.