Ante las taquillas de uno de los cines más céntricos de la capital británica se aglomeraba hoy viernes público de todas las edades, incluidos decenas de jóvenes vestidos como los personajes de los libros de J.K. Rowling.