Lo que vio en la expedición que hizo a Groenlandia le conmovió, al grado de que Alejandro Sanz decidió apoyar a Greenpeace. Y su manera de hacerlo es protestando en contra de las grandes empresas que no son conscientes del deshielo en el Ártico y la Antártida.