Casper se ganaba la vida participando en shows privados, y al parecer algunos de esos evantos incluían entretener a las damas con candentes movimientos en la pista.