Bella, Nicole Kidman se convirtió el miércoles en la estrella de la inauguración del Festival de Cannes con "Grace de Mónaco", que ha provocado la cólera de la familia real y también de los críticos congregados en este balneario del sur de Francia.