“Hace unos dos años estuve embarazada por primera vez. Y escuché los latidos del corazón (del bebé), que fue la música más hermosa que he oído en mi vida”, precisó según publica People.