Britney Spears, cuya vida está bajo supervisión judicial desde sus problemas de salud, fue eximida de comparecer y declarar en este juicio, que continúa el viernes con la presentación del caso por parte de los abogados de la defensa.