Las cantantes Miley Cyrus y Nicki Minaj se juntaron en el estudio de grabación para unir sus voces en un nuevo tema.