El Consejo de los ulemas, la mayor instancia religiosa islámica en Indonesia, había criticado ya la visita de la celebridad de vestidos extravagantes.