En su más reciente álbum, Black and white America, el rockero de 47 años aborda ese "problema", así como lo que vivieron sus padres como una pareja.