Durante su traslado a Los Ángeles, Adele fue vista como una verdadera madre amorosa que está dispuesta a proteger a su bebé de los paparazzi.