Paul McCartney posee la tercera mayor fortuna del mundo de la música británica por detrás del empresario Clive Calder .