La bellísima actriz norteamericana estuvo en el Carnaval de Río de Janeiro y, al parecer, quedó encantada con las figuras de las bailarinas. Tanto es así, que reconoció que le gustaría tener el trasero como las mujeres cariocas. ¿Hace falta?