"Lo más bonito de la Semana Santa es que todavía es muy imperfecta y hay muchas cosas por hacer", lo que permite tener "un campo de actuación muy grande y un futuro enorme