El misterio sobre la causa que generó el apagón en el Mercedes-Benz Superdome, de Nueva Orleans, durante el pasado Super Bowl XVLVII, se debió a una falla en uno de los dispositivos más nuevos que fueron puestos para asegurar el encendido de todo el sistema eléctrico del estadio.